Raleigh Burleigh Acompaña al Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir

Apr 12, 2019

 

Coracanción es una amalgamación de pensamiento y audio. Es un experimento poético con tendencias antro-apologéticas. En capítulos previos Raleigh Burleigh contado sobre su jornada al Sur, pasando por una serie de puertas abiertas en viajes anteriores con la meta principal de aprender más sobre los Mapuche, orgulloso nación indígena del cono sur de Sudamérica. La palabra 'Mapuche' se traduce como 'Gente de la Tierra.'

Carrenleufu
Credit Raleigh Burleigh

A menudo, desde que volví a mi pueblo natal de Carbondale, Colorado en Estados Unidos, me preguntan, ¿cómo estuvo? ¿Dónde fuiste?

¿Cómo describir el amor que siento por una cultura distante y su idioma, mayormente desconocido por la gente de mi ñuke-valle? Hay una lucha noble en defensa de las fuerzas que sostienen la vida en este planeta. Más allá de lo politico y la nueva tecnología, está enraizado en una reverencia ancestral que vea a la interconexión de toda vida y el intercambio reciproco como fundamental para el ser humano.

¿Como empezar?

Como mencionado previamente en este programa, mi autoimpuesto misión de conocer a Wallmapu, tierra de los Mapuche, me llevó desde la dulce y abrigada aldea de La Ligua, Chile a las sombras vibrantes de El Bolsón, Argentina. Allí, gracias a la generosidad de radio comunitaria KDNK, pude regalar una consola de sonido usada a la radio comunitaria FM Alas.

Para mí, el regalo era un símbolo de agradecimineto por la llama que FM Alas había encendido en mi espíritu, haberme ayudado a reconocer el poder y necesidad de los medios comunitarios, de voces locales contando su historia. Por más de tres décadas, Radio FM Alas ha relatado por y para la gente de El Bolsón en defensa del agua y la tierra que les arrodea.

Un día, mientras que visitaba al nuevo nido de FM Alas, un voluntario y DJ me preguntó si estaba recibiendo todo lo que había intencionado para este viaje. Le conté entonces de mi deseo para conectar con los Mapuche, motivada por mi querer romper lo más posible con la perspectiva occidental. Para conocer a otros modos de pensar. Así es que Kio, quien se había casada con una Mapuche, me contó sobre una mujer que organizaba un Trawn, es decir una reunión, y llamaba por observadores y medios internacionales para acompañarla desde su comunidad cercana a una ciudad de la costa. Moira Millán, guerrera espiritual, reclamaba persecución política e invitaba que la gente de corazón sensible aprenda de su lucha.

Días después, subí un autobús que salía temprano e infrecuentemente desde otra ciudad, horas de El Bolsón. A pesar de que había escrito a Moira sin recibir respuesta, estuve determinado a seguir esta oportunidad. Todo igual, me sentí cada vez más ansioso mientras que el bus se profundizo por los cerros desconocidos, serpenteando por los caminos polvorientos. Me aseguré de que tenía carpa y si fuera necesario podría aventurerear mi regreso a El Bolsón.

El bus paró repentinamente y el conductor me señaló el dirección para seguir de pie. Solito, me bajé y empecé a caminar por el río, recolectando latas botadas y masticando rosa mosqueta.

“Comunidad Mapuche - Pillañ Mahuiza”

Pillañ Mahuiza se traduce como “Montaña Sagrada,” también como “cerros verdes con energía volcánica” y, según el filosofo y lingüista Mapuche Ziley Mora, la palabra Pillañ implica una fuerza que proviene del unión de espíritu y alma, del cuerpo sutil y el ser animal*.

Atravesando el portón, aliado con la luna llena, mi sentí totalmente presente con mi corazón. Sabía sin dudas que este era el propósito por mi viaje, el lugar al cual había estado llamado a habitar. Y, con alivio, estuve inmediatamente recibido con hospitalidad y gracia. Entre la familia de Moira y los voluntarios que llevaban meses viviendo en el territorio, me trataron como un prójimo.

Además, habían otros periodistas, una documentalista y varios observadores internacionales. En unos pocos días, iríamos juntos a Comodoro Rivaldavia, donde Moira tuvo que presentarse por una apelación de su previamente declarada absolución.

El supuesto crimen había ocurrido más que un año previo tras la desaparición de Santiago Maldonado.

¿Quien es Santiago Maldonado? Tenía 28 años, era anarquista, tatuador, viajero y vegetariano que se identificaba con la lucha de los Mapuche para recuperar sus tierras ancestrales. Estas, divididas en cantidades masivas entre extranjeros multimillonarios como italiano Luciano Benetton de Benetton Colors United. En solidaridad con la comunidad Mapuche Pu Lof en Resistencia Departamento Cushamen, durante una corte de ruta reprimida por la policía nacional de Argentina, Santiago despareció.

Su cuerpo apareció sin vida rió arriba del sitio 77 días después.

En el intermedio, el juez federal Guido Otranto ordenó una series de allanamientos por las comunidades Mapuche Lof Cushamen y Lof Vuelta del Río bajo la presumpcion de que Santiago podría estar escondiendo entre ellos. El 18 de septiembre, 2017, llegaron policía nacional por helicóptero, antes que el amanecer, para interrogar a la comunidad Lof Vuelta del Río. En pleno invierno, familias fueron echadas de sus casas y forzadas a esperar horas mientras que sus hogares fueron saqueadas. Experiencia que para los más jóvenes era especialmente devastadora.

Días después, Moira Millán, en un grupo de docenas, fue a reclamar este orden del juez, pidiendo explicaciones. Durante las horas de operación, entraron al Juzgado Federal de Esquel donde Guido Otranto trabajaba. Pasaron horas antes de que él bajó para hablar con ellos, eligiendo cerrar temprano el juzgado para el día.

De toda la gente que participó, solamente Moira fue acusada con coacción doblemente agravada por esa acción.

Reunidos en su hogar, Moira quiso aclarar que su posible encarcelación por hasta 4 años, dependiente de la decisión de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, sería menos relacionada con este acusación y más directamente una estrategia politica para removerla de su comunidad, Pillañ Mahuiza.

Su familia había empezado a ocupar esta tierra, abandonada por la policía, hace casi 20 años.

Y, es aquí donde Moira espera crear una pluriversidad para mujeres indígenas. Pluri-versidad, en vez que uni-versidad, para reconocer que existen muchas fuentes de conocimiento y sabiduría por todo el mundo.

A su vez, el hijo de Moira sueña con gradualmente replantar el bosque nativo donde los árboles invasivos de pino han acidificado al suelo.

Sin embargo, no son los unicos con aspiraciones para esta tierra.

Retumbando por este valle es el Rió Carrenleufu, cuyo nombre en Mapuzungun se traduce como “Rió Verde.”

Esta corriente de vida, también llamada el Rió Corcovado, ha sido por años codiciada por mentes capitalistas para un proyecto hidroeléctrico. Propuesto por primera vez en 1994, inundaría un estimado 11,000 hectáreas de bosque nativo, incluyendo la comunidad Pillan Mahuiza y la tierra designada para la pluriversidad.

Moira se opone a este proyecto, diciendo que además que mutilar al rió, ser vivo y sagrado según la cosmología Mapuche, la energía capturada estaría más probablemente designada para extraer minerales y petroleo de los cerros cercanos.

Juan, el hijo de Moira, me informaba que la costumbre es saludar al rió cuatro veces cuando uno lo visita, reconociéndolo como anciano, anciana, una joven y un joven.

Durante mi segundo día, sumé a una ceremonia para honrar al Carrenleufu y para pedir a los newen, espíritus de la naturaleza, por protección para Moira. El día siguiente, tendríamos que viajar 9 horas para llegar a Comodoro Rivadavia. Pasemos la noche festejando, conversando y cantando. Era la última para los voluntariados y Moira se braceaba para la posibilidad de quedar detenida.

Verdadera a su designación como weychafe, guerrera Mapuche, fui testigo a que Moira se apropió de la situación para atraer apoyo y promover conciencia por su causa. Moira es fundadora de la organización Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, basada en Argentina.

A travez de sus conexiones, nos consiguió alojamiento en una iglesia donde más que 40 compañeras y compañeros se convergieron en su defensa. El día del juicio, una radio abierta fue levantada en la plaza al frente de la Cámara de Apelaciones. Allí, defensores de la tierra y los derechos humanos se pararon para compartir sus verdades.

 

Cuando llegó la hora en que Moira tuvo que presentarse, fue acompañada por una ola de apoyo en marcha.

Dentro de la Cámara, me registré como periodista en vez que observador internacional y me contaron que el equipo de audio que traía iba a interferir con los micrófonos adentro. Me aseguraron de que una copia del audio estaría disponible. En buena fe, dejé apagado mi grabador durante las presentaciones. El acusador habló por pocos minutos. La abogada de Moira, al contrario, habló por 20 insistía los jueces revisan los videos del incidente por el cual Moira había sido acusada.

Aunque solicité el audio a salir de la presentación y nuevamente semanas despúes, todavía no lo he recibido.

El audio que si capturé sin embargo fue el discurso que dió Moira por la radio abierta en la plaza a salir de su presentación. Me conmovió a lagrimear desde el centro de mi piuke, micorazón.

Poco después, el grupo empezó a dispersarse. Amistades forjadas en unos pocos días, estaríamos cada uno asimilando la experiencia de forma personal. La próxima mañana, subí otro bus con destino El Bolsón. Mi contacto establecido, volví, cambiado.

¿Y que pretendo con todo esto? ¿Un poema? ¿Alguna sabiduría?

En 1885, después que la violenta usurpación del territorio Mapuche por el gobierno de Argentina, más de 4.7 millones de hectáreas fueron redistribuidos entre solamente 541 personas**. A menudo durante este viaje, varias personas me acordaban de que todas las Américas son unidas con una historia en comuna, incluyendo los Estados Unidos. Este viaje me conmueve a reconocer las paralelas en mi propia tierra natal. Esta tomada en 1880, hace unas pocas generaciones, de los Nuche, nombre nativo para los Utes. Nota el sufijo Che, palabra que también en el lenguaje de los Ute significa “gente.” Según Roland McCook, descendiente del Ute Jefe Ouray, Nuche se traduce como “gente de substancia.”

Hay una palabra en Mapuzungun, lenguaje de los Mapuche, que es Huinca. Literalmente, significa “nuevo Inka” y refiere al imperio del cual los Mapuche tuvieron que defender su territorio antes de que llegaron los españoles. El hermano de Moira, Mauro Millán, explicaba la palabra como representante de una ideología, y no tanto de una raza. Huinca no quiere decir en si “no mapuche,” mas “huinca” se refiere a una forma de relacionar codiciosa, consumativa y desconectada.

Y el genocidio siga a nivel mundial. ¿ Nos quedamos complicites? ¿O elegimos el consenso a favor de la vida?

Fue anunciado el 3 de abril que la camara de apelaciones decide mantener la absolución de Moira Millán.

Si le interesa saber más sobre Pillañ Mahuiza y cómo apoyar a Moira en defender al Carrenleufu, si quisieras ayudar con formar la pluriversidad para mujeres indígenas …

... le invito a contactarme, Raleigh Burleigh por raleighjburleigh@gmail.com.

Quiero expresar mi gratitud más sincera a Ana Escudero y Pauly Bes por las canciones cantadas durante este programa. Mi apreciación es eterno para Moira Millan y toda su familia por haberme dado la bienvenida a Pillañ Mahuiza. Y, por supuesto, doy las gracias a KDNK por publicar este reportaje.

Y gracias a ti por escuchar.

* El Arte de Sanar de la medecina mapuche, Ziley Mora.Santiago de Chile: Uqbar Editores, 2012.

 

** Historia Secreta Mapuche, Pedro Cayuqueo. Santiago de Chile: Catalonia, 2017.